Consejos para afrontar un viaje largo en ruta.

A estas alturas, si no estás de vacaciones te faltan pocos días que tachar en el calendario. Lo que es seguro es que ya tenés elegido el destino y planeado el equipaje.

 

  • Verificá siempre que hayas empacado todo, que hayas dejado tu casa bajo control y que hayas acordado con tus amigos o familiares que recojan el correo y alimenten a tu mascota. Todo esto evita hacer llamadas estresantes mientras se está conduciendo o tener que dar la vuelta. Una lista también ayuda.
  • Nunca hay que desestimar lo físicamente agotador que es un viaje largo, sobre todo en las rutas que no conocés o con tráfico denso. Los conductores deben haber descansado bien y ser plenamente conscientes de su entorno durante el viaje, pero los pasajeros descansados también ayudan a reducir el estrés en el coche.
  • Pensá dos veces lo que vas a llevar. Por ejemplo, una sombrilla de playa puede parecer importante, pero si sobresale del área de pasajeros del auto tal vez merezca la pena comprar o alquilar una en el destino.
  • Un poco de planificación sobre el tiempo de conducción, las rutas que elijas y las posibles paradas reducirán considerablemente el estrés con antelación.
  • Todos los organismos de seguridad vial recomiendan que los viajes largos se dividan en tramos de conducción. Parar al menos cada dos horas ayuda a la concentración del conductor. Tomar comidas ligeras y beber mucha agua evita esa sensación de saturación y cansancio que se tiene tras una comida pesada.
  • Si es posible, encuentra un compañero de conducción y turnaros hasta llegar al destino. Esto permite que cada conductor descanse y aumenta la concentración.
  • Una avería en medio de un viaje largo puede convertirse rápidamente en una pesadilla estresante y costosa. Comprueba el nivel de los líquidos, los frenos y los neumáticos sobre todo.
  • Que los neumáticos están en buenas condiciones de funcionamiento también es importante para tener un viaje seguro y cómodo. No sólo comprobar la banda de rodadura de los neumáticos, sino también cerciorarse de que tienen la presión correcta para que coincidan con las necesidades de un coche a plena carga.